Novedades

Volver

#VientoZonda, prevenciones para no sufrirlo

22/06/2017

La prevención es la mejor manera de prepararnos frente a una alerta de zonda. Prevenir la fuerte disminucion de la humedad, el aumento de la temperatura ambiente, viento fuerte entre otros.

El Zonda es un viento caliente muy fuerte que se produce durante todo el año, pero más comúnmente en invierno. Este fenómeno se caracteriza por su sequedad y alta temperatura. Debido a esto, en las zonas afectadas por el mismo, la humedad disminuye bruscamente, produciéndose al mismo tiempo un fuerte aumento de la temperatura ambiente.

El viento Zonda afecta a la población. Las personas expuestas al mismo sufren sequedad en las fosas nasales, molestias respiratorias, inflamación de la piel caracterizada por manchas rojas, irritación en los ojos y alteraciones en el comportamiento, caracterizada por abatimiento, languidez, angustia, observándose al mismo tiempo un agravamiento en las enfermedades cardiovasculares y el asma. Pero este viento no sólo afecta a la salud de las personas, sino que suele causar daños materiales, ya que sus fuertes ráfagas tienen un alto poder destructivo. Por otra parte, la sequedad del medio ambiente provoca un aumento del peligro de incendios.

Las medidas que recomienda Defensa Civil frente a una alerta de zonda son:

  • Cerrar  la casa lo más herméticamente posible, para evitar la entrada de aire seco y caliente del exterior. Tapar con trapos húmedos todas las pequeñas aberturas, como marcos de puertas y ventanas.
  • En casos extremos, tratar de aumentar artificialmente la humedad del interior de su casa (hervir agua en una cacerola, por ejemplo).
  • Evitar realizar esfuerzos. Si se es hipersensible a este fenómeno climático, consultar al médico.
  • Tratar de reducir al mínimo su permanencia en el exterior, evitando exponerse a la radiación solar por mucho tiempo. Suele ser aconsejable tomar duchas de agua fresca.
  • Mantenerse alejado de los árboles grandes y frondosos de madera frágil; la fuerza del viento puede quebrar algunas de sus ramas y arrojarlas.
  • En caso de conducir, extremar la precaución.
  • No realizar ejercicio físico.
  • Aumentar la hidratación, sobre todo en niños y adultos mayores.