Novedades

Volver

#SumateAlRosa

Nos sumamos a la Lucha contra el Cáncer de Mama

19/10/2017

Promovida por la OMS, el Día de la Lucha contra el Cáncer de Mama debe ser un día para concientizar y promover los controles periódicos.

Cada 19 de octubre se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama, por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud, el objetivo es crear conciencia y promover que cada vez más mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos oportunos y efectivos.

 En la Argentina es la principal causa de muerte por tumores en mujeres. Por esta razón, su detección temprana es fundamental, ya que los tumores de menos de 1 centímetro tienen hasta un 90% de probabilidades de curación. A su vez, es fundamental derribar los mitos que rodean a la enfermedad para evitar miedos y facilitar su detección precoz.

 La autoexploración, en las mujeres es fundamental para detectar el cáncer de mama a temprana edad. Todas las mujeres deben estar informadas sobre cómo realizarla y qué se debe identificar como anomalía en las mamas. Desde un bulto, una llaga, secreción de líquidos y hasta el pezón invertido, son factores de riesgo por lo que se debe acudir al centro médico más cercano para ser atendida.

 

Los factores de riesgo principales son:

  • Predisposición genética (antecedentes familiares en madre, hermana, abuela).
  • Edad: la mayor incidencia se da después de los 45 años. Un porcentaje mínimo de casos se da en menores de 35 años.
  • Embarazos tardíos después de los 30 años o la ausencia de ellos.
  • Menstruación precoz o menopausia tardía.
  • Estilo de vida: dietas no equilibradas, tabaquismo, sedentarismo.
  • Factores ambientales.
  • Estrés: una vida activa hasta límites excesivos no es conveniente ni beneficiosa. Llevar una vida estresante es nocivo para la salud y, en consecuencia, puede favorecer la aparición de enfermedades.

 

Los signos y los síntomas que se deben analizar con el médico incluyen:

  • Un bulto que se palpa como un nudo firme o un engrosamiento de la mama o debajo del brazo. Es importante palpar la misma zona de la otra mama para asegurarse de que el cambio no sea parte del tejido mamario sano de esa área.
  • Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.
  • Secreción del pezón que se produce de forma repentina, contiene sangre o se produce solo en una mama.
  • Cambios físicos, como pezón invertido hacia dentro o una llaga en la zona del pezón.
  • Irritación de la piel o cambios en esta, como rugosidades, hoyuelos, escamosidad o pliegues nuevos.
  • Mamas tibias, enrojecidas e hinchadas, con o sin erupción cutánea con rugosidad que se asemeja a la piel de una naranja, llamada “piel de naranja”.
  • Dolor en la mama; particularmente, dolor en la mama que no desaparece. El dolor generalmente no es un síntoma de cáncer de mama, pero debe comunicarse al médico.

 

 

Que tocarse no dé miedo. ¡Sumate al rosa!