Novedades

Volver

6 formas de optimizar tu estudio

27/03/2018

Es muy común estudiar apurado, pero no es lo indicado. Sumado a que muchas veces cometemos pequeños errores que van dificultando nuestro proceso de aprendizaje. En esta nota te contamos cómo evitar cometerlos.

Toma apuntes a mano

Por mucho que parezca algo sin sentido. Se ha comprobado que el tiempo extra que te lleva tomar apuntes a mano, genera una mejor retención de lo que estás escribiendo. Requiere más tiempo, pero te ayuda a reflexionar sobre lo que haces para más tarde recordarlo.

Usa tu memoria visual

Durante el estudio, muchos estudiantes buscan la forma de digerir mejor la información y más rápido. Eso se puede, pero no con un botón, tampoco con una pastillita. La memoria visual puede ser tu amiga en este punto. Los mensajes que se encuentran en vídeos, documentales, infografías, gráficos, fotos y mapas se transmiten con mayor rapidez y mejoran la comprensión global. Recordá que “Una imagen vale más que mil palabras”.

Lee en voz alta

Este punto habla de dos sentidos que se complementan para mejorar la retención de la información a la hora de estudiar. Leer en voz alta incluye la vista y los oídos. Al leer, ejercitamos nuestras vías visuales, esto forma enlaces de memoria. Luego al leer en voz alta, formamos enlaces auditivos en nuestra memoria. Es un doble efecto, hablar y escucharnos a nosotros mismos nos ayuda a codificar la memoria de forma más efectiva.

Aprendé de tus errores

Los errores son normales. De hecho, sería más raro no equivocarse. Forman parte de nuestro proceso de aprendizaje, más que problemas son muchas veces necesarios. Entender nuestros errores es parte de un proceso de aprendizaje que reconoce los problemas y resolverlos. No te castigues cuando te equivoques. Reconocé el error y con optimismo buscá la solución. Así es poco probable que vuelvas a cometerlo.

No leas las cosas mil veces

Dedicar excesivas horas para leer un texto no va a grabártelo en la cabeza. La memoria no funciona de esa forma. Es necesario que dividas tu tiempo, en lectura y recuerdo. Al leer de forma pausada y tranquila, estás dedicando suficiente tiempo a comprenderlo. Después de hacer esto ejercitás la memoria intentando recordar. Si la memoria pudo retener lo que leíste correctamente, va a ser capaz de recordarlo.

Aprendé, retené y explicá

Para muchos estudiantes, el hecho de explicarle a otras personas lo que han estudiado afianza más el conocimiento. Esto es debido a que podés explicar algo cuando ya tenés el conocimiento adquirido. Es un proceso de aprendizaje profundo que seguro te va a servir. También podés hacerlo de forma grupal, explicar mutuamente con tu grupo aquellas ideas que no se han terminado de comprender correctamente.

 

Estas son algunas de las formas de optimizar el estudio. No todas son absolutas, quizás algunas te sirvan más que otras. Pero no perdés nada con probar. ¿Vos tenés alguna otra forma? ¡Contanos!