Novedades

Volver

Recomendaciones para no sufrir la radiación solar

28/12/2018

En el verano es muy común ver fotos de personas que pasan horas y horas tomando sol, pero no hay nada más dañino que eso. En esta nota te contamos cuáles son los horarios de mayor radiación solar y por qué deberías evitarlos.

La exposición a la luz solar es importante para el ser humano en la medida en la que se cuide el la duración y el horario en el que se haga. La radiación solar varía por diferentes factores. Mientras más cerca estamos del ecuador, la radiación es más fuerte. El medio día es el momento del día con mayor radiación solar. Cada 300 m. sobre el nivel del mar, la radiación aumenta un 4% (Mendoza está a 750 m.s.n.m.). Las superficies claras reflejan la radiación por lo tanto también hay que tener cuidado de la arena y la nieve.

¿Alguna vez escuchaste alguna de estas frases?

Son muchos los rumores que la OMS ha desmentido sobre la radiación solar. Mirá el listado de frases comunes que podés escuchar sobre el sol, y debajo de cada una la explicación de por qué es falsa.

  • El bronceado es saludable.
    • FALSO. El bronceado es una forma de defensa del cuerpo contra los daños ocasionados por la radiación UV.
  • En días nubosos no te quemas.
    • FALSO. Hasta el 80% de la radiación UV solar puede atravesar una nubosidad poco densa. La neblina de la atmosfera puede hasta aumentar la exposición a la radiación solar. Hay que recordar que las nubes no actúan de filtro.
  • Si estás dentro del agua no te quemas.
    • FALSO. El agua puede ser una protección mínima contra los rayos, pero lo más probable es que los aumente. Funciona como una lupa.
  • Si tomás sol con descansos no te quemas.
    • FALSO. La exposición a la radiación solar se acumula a lo largo del día.
  • Las cremas protectoras te permiten tomar sol durante más tiempo.
    • FALSO. Las cremas sólo te permiten aumentar la protección cuando dicha exposición es inevitable, no para aumentar el tiempo de exposición. Además, la protección que proporcionan depende de si se aplican correctamente.
  • Si no sentís el calor de los rayos, no te vas a quemar.
    • FALSO. Las quemaduras solares de deben en gran medida a la exposición a rayos UV imperceptibles. El efecto térmico se debe a la radiación infrarroja del sol, no a la radiación UV.
  • Tomar sol seca granitos, espinillas, puntos negros.
    • FALSO. Por mucho que el sol tenga un efecto bactericida, lo que hace es secar la piel. Lo cual puede terminar en un brote de acné mucho peor que el anterior. 
  • Las peores horas para tomar sol son entre las 14 y las 16 hs.
    • FALSO. La radiación UV es mucho más alta desde las 10 horas, y aumenta a medida que pasa el tiempo. Los rayos se vuelven perpendiculares y penetran más profundamente en la piel.

Hablemos de los daños que tiene el sol sobre el cuerpo

La respuesta inmediata del cuerpo ante la exposición solar es el enrojecimiento, que aparece a las pocas horas y alcanza su máxima intensidad a las 12-24 horas. Cuando la exposición se prolonga de forma persistente, la quemadura es más profunda y presenta inflamación, edema y ampollas.

El fotoenvejecimiento, o envejecimiento precoz se produce en gran medida por la exposición a la radiación UV durante largo tiempo. La piel fotoenvejecida toma un color amarillo y aparecen manchas o zonas hiperpigmentadas, pierde elasticidad por lo que aparecen arrugas, se vuelve seca y áspera. La radiación puede producir reacciones oculares inflamatorias o problemas crónicos como el cáncer de piel y las cataratas.

El capital solar son todas las defensas que tenemos contra el daño solar. Se adquiere al nacer, no es renovable y depende de los genes de cada persona. Estas defensas se van desgastando a medida que protegen la piel contra la radiación solar, y no se recuperan. Por lo tanto, es importante cuidarlas.

Recomendaciones

Puede ser un poco abrumador tener en cuenta tantas cosas a la hora de salir, pero se pueden tomar medidas simples para protegernos del sol.

  • No te expongas entre las 10 y las 16 horas.
  • Al estar bajo el sol, usá protectores solares, sombreros, lentes y ropa para bloquear los rayos.
  • Si vas a usar protector solar, aplicalo de forma generosa sobre tu piel.
  • Aprovechá la sombra, pero no te olvides que ni las nubes ni los arboles bloquean la radiación solar, el pasto y la arena reflejan los rayos.

 

 

 

 

Tampoco es para que te asustes. Salí a tomar sol, disfrutá el verano, pero tené cuidado.

 

Así después tu cuerpo no te pasa factura.