Novedades

Volver

La alimentación recomendada en verano

28/12/2018

Durante el verano, la alimentación cambia en relación con el resto del año. Nuestro cuerpo nos pide comidas más ligeras y refrescantes. En esta nota te contamos qué podés comer para tener una buena hidratación.

La alimentación recomendada en verano

Cuando llegan las altas temperaturas, nuestro cuerpo comienza a cambiar. El apetito nos lleva a buscar comidas ligeras y refrescantes. El elevado contenido de agua presente en las frutas y verduras sacian el hambre y la sed del organismo. En definitiva, no se trata de comer menos, sino de comer mejor.  

Durante el verano es importante mantener el organismo bien hidratado, incluir consumo de frutas y verduras en nuestra dieta es una excelente forma de lograrlo. Podemos hacerlo mediante ensaladas, jugos exprimidos o directamente comer la fruta misma.

¿Querés saber cuáles son los nutrientes que si o si tienen que estar presentes en tu alimentación? Son estos:

  • Vitamina A: Tiene papel importante en la renovación de piel y mucosas. Podés encontrarla en las verduras de hoja verde o coloración rojo-anaranjado-amarillento y en ciertas frutas como cerezas y melones.
  • Vitamina B: Actuan sobre la piel, pelo, y mucosas. Además de intervenir en procesos de renovación celular. Están en la mayoría de los alimentos vegetales, como verduras, frutas, frutos secos, etc.
  • Vitaminas C: Además de ser un antioxidante, mejora la producción del colágeno, que se encarga de mantener la piel libre de arrugas. Abunda en alimentos como cerezas, ciruelas, frutillas, sandías.
  • Vitamina E: Este nutriente es importante dado que evita la acumulación de radicales libres, los cuales, en verano, aumentan debido a la radiación solar. Podés encontrar una importante cantidad de vitamina E en el aceite de oliva, vegetales de hoja verde y frutos secos.

Las siguientes frutas y verduras contienen grandes cantidades de los nutrientes arriba mencionados.

  • Cerezas: Tienen un 85% de agua, un alto poder antioxidante y ricas en vitaminas C, E, potasio, magnesio, ácido fólico y otros.
  • Ciruelas: Están formadas por un 87% de agua, aportan vitaminas A, B, C, y minerales como magnesio, fosforo, hierro, entre otros.
  • Ananá: Contiene un 85% de agua, y tiene un alto contenido de fibras, vitamina C, potasio y magnesio.
  • Duraznos: Tienen un 89% de agua. Son ricos en vitaminas A, B1, B2 y C.
  • Frutillas: Alto contenido de vitamina C, E, minerales como el potasio, el fosforo, yodo, y fibras. 90% de agua.
  • Damascos: Al igual que los duraznos, tienen un 89% de agua. Y minerales como el calcio, potasio, magnesio y fosforo, además de fibras, vitaminas A y C.
  • Sandías: El agua es un 93% de su peso. Aportan vitaminas A y C, potasio, magnesio, hierro y fosforo.
  • Melones: Tienen agua en un 86%. Brindan grandes cantidades de vitaminas A y E, calcio, zinc y potasio.
  • Pepino: Tiene casi 96% de agua, es una de las frutas más refrescantes. Aporta vitamina C.
  • Tomate: Es un 93% de agua. Contienen vitamina C.
  • Apio: Es en un 95% agua, aporta fibras y vitaminas A, C y K.
  • Acelga: Es una importante fuente de hierro, vitaminas y minerales. Y está compuesta en un 95% por agua.
  • Zanahoria: Es en un 87% agua. Tiene un alto contenido de vitamina A, también es rica en fibras y antioxidantes.

Así que no te dejes estar. Que tus días no se pierdan una dieta balanceada que incluya estos alimentos que te comentamos.

Vamos por un verano mucho más saludable e hidratado.