Novedades

Volver

Mejor estar prepados: ¡Armá tu mochila de emergencia!

20/03/2019

En caso de emergencias, una mochila preparada de forma previa con determinados insumos puede ser de gran ayuda en situaciones de evacuación rápida. Te contamos qué cosas debes incluir en ella y dónde podés dejarla.

Debido a la actividad sísmica que hay en la región donde Mendoza está ubicada, la mochila de emergencia es una importante medida para estar prevenidos en el caso de un desastre natural. No sólo es importante en casos de sismos, también lo es en casos de inundaciones, incendios, u situaciones donde es necesaria la evacuación rápida. 

El objetivo es que la mochila nos pueda asistir hasta 72 horas, en casos de evacuación. Es importante que la mochila sea cómoda y grande, el peso no puede superar los 20 kilos porque se podría convertir en un estorbo. Lo ideal es un máximo de entre 12 y 15 kilos aproximadamente.

¿Dónde pongo la mochila?

Cerca de una salida común, a una altura menor a 1 metro, podés ponerla detrás de algún mueble del living de tu casa o en un estante de fácil acceso, la idea es que estés donde estés dentro de tu casa puedas llegar a ella lo más pronto posible y salir.

¿Qué pongo dentro de la mochila?

  • Agua envasada y cerrada. Es recomendable tener 5 botellas de 500 ml. de agua sin gas. 
  • Alimentos no perecedero enlatados, de preferencia que sean porciones personales. 
  • Una radio a pilas. No vas a tener señal de Tv, posiblemente tampoco internet ni telefonía móvil, por lo que una radio a pilas será tu único medio de comunicación. Es recomendable asegurar las pilas con cinta adhesiva a la radio para que siempre estén juntas. 
  • Una linterna: guardá tu linterna sin las pilas puestas y tené varios repuestos de pilas es sus envases originales. 
  • Una navaja: de esas tipo Swiss Army, que tengan abrelatas, sierra, cuchillo y de todo un poco. 
  • Ropa abrigada o una frazada. 
  • Un silbato. Sirve para dar señales de auxilio y para dar a conocer tu ubicación. 
  • Jabón líquido, alcohol en gel, barbijo, guantes resistentes. 
  • Chocolate negro: disminuye el estrés, levanta el ánimo, despabila y sube la presión. 
  • Fósforos o un encendedor. 
  • Un mapa de tu ciudad. 
  • Un botiquín básico: algodón, gasa, antisépticos, alcohol, jabón, tijera (afilada), banditas adhesivas (curitas), termómetro, agua oxigenada. Si alguien en la casa tiene alguna enfermedad particular (diabetes, presión alta, problemas cardíacos, etc.) poner en el botiquín la suficiente dosis para 3 días de tratamiento. 
  • Dinero en efectivo, durante un desastre no existen los cajeros automáticos ni el pago con tarjetas. 
  • Otros: fotocopias de todos tus documentos (DNI, Pasaporte, Licencia de Conducir, Carnet de Obra Social, etc.). Lista con teléfono útiles.


Si todavía no tenés tu mochila de emergencias, no esperes más.

¡Armá la tuya cuánto antes!