Novedades

Volver

Dormir bien le hace bien a tu cuerpo y a tu mente

13/07/2020

Así lo determinan los especialistas, pero no hace falta ser experto para darnos cuenta de cómo cambia nuestro humor y nuestras sensaciones corporales cuando, por lo menos cumplimos con las ocho horas de sueño que se recomiendan.

Un buen descanso deberíamos tenerlo todos, chicos, adolescentes y adultos. Es un privilegio lograr un sueño ininterrumpido, sobre todo en estos tiempos donde la pandemia nos obligó a modificar nuestros horarios habituales.

Obligarse a dormir es tan absurdo como tener que alimentarnos cuando no tenemos hambre; el cuerpo pide o no pide y hay que respetarlo. Si se hace difícil, entonces hay que encontrar la manera de equilibrar los puntos que se aconsejan para tener un día donde no nos falte la energía y donde descubramos que, acostarnos temprano es bueno para no desarrollar desequilibrios emocionales y corporales.

En este sentido, si nos centramos en los adolescentes, algunos profesionales de la salud afirman que “son los que tienen más riesgo de desarrollar asma y rinitis alérgica, si no respetan los horarios de descanso y se quedan hasta altas horas de la madrugada despiertos”. Deberás investigar más sobre este aspecto, si es que padecés alguna de estas patologías, para ver si tiene relación con el hecho de que puedas estar durmiendo mal.

Pero… no hay porqué echarle la culpa al Covid-19 si es que estamos despiertos hasta altas horas y por eso amanecemos a cualquier otra. Es en la noche donde los adolescentes encuentran mayores actividades de ocio y entretenimiento. A quien le guste escribir, quizá se da cuenta que su inspiración nace de madrugada; a quien le copen los videojuegos, sabrá que hay youtubers nocturnos; hay traperos que eligen sacar sus discos por internet antes de que salga el sol y entonces los melómanos esperan con los ojos bien abiertos para escuchar la novedad de su artistas preferido.

Como sea, no subestimemos nuestro sueño. Dormir es tan importante como comer y hacer ejercicio. Entendemos cada etapa de la vida y sabemos que es en los adolescentes donde más cuesta cerrar los ojos temprano. Pero… ¿y si nos proponemos la meta de intentarlo por veintiún días? Un esfuerzo. Se dice que si logramos realizar algo durante ese periodo de tiempo, es posible mantenerlo. Usemos las horas de sueño para cargar pilas y tener un día donde podamos aprovechar a pleno cada minuto, con salud física y mental.