Novedades

Volver

¿Conocés las tendencias en telecomunicaciones?

03/09/2021

El auge del 5G, el Blockchain, el Internet de las Cosas, la consolidación de la Inteligencia Artificial, mejoras en la ciberseguridad empresarial o la aparición de aplicaciones y funciones nativas en la nube. ¿Te suenan?

Los analistas afirman que el 2020 tuvo un impacto acelerador sobre los desarrollos tecnológicos que se tenían previstos. En concreto, empujó entre tres y cuatro años la transformación digital. Las empresas e instituciones públicas que se mostraban reacias al cambio tecnológico se vieron obligadas a transformarse por la necesidad de adoptar masivamente el teletrabajo. Esto se derivó no solo en un incremento exponencial de las videollamadas y las herramientas de colaboración, sino en toda una nueva suite de herramientas que permitan a las empresas ser mucho más ágiles para operar. Esto tiene su espejo en el mercado de telecomunicaciones, que ya venía buscando formas de ser mucho más ágil en su operación, despliegue de red y creación de nuevos servicios. 

 

En el sector de las telecomunicaciones, la Inteligencia Artificial toma cada vez más participación al interior de las empresas. Supone una ventaja y una gran mejora para los servicios de comunicación y tecnología. Además, es esencial para la optimización del mantenimiento predictivo de las redes. Un dato no menor al respecto, es que la inserción de este tipo de tecnología está centrada, sobre todo, en ofrecer una mejor experiencia en la atención al cliente.

 

A esto se suma la automatización de procesos, la tendencia hacia la venta online fue clave durante este 2021. La realización de pedidos o visitas web puede ser a cualquier hora del día, por lo que una buena automatización de las telecomunicaciones y atención al cliente son fundamentales para aportar eficiencia, precisión y mejorar la experiencia del cliente. Esto aplica tanto a grandes empresas multinacionales como a los pequeños emprendimientos locales, cada uno a su escala.


Estos desarrollos tecnológicos se encuentran íntimamente vinculados: se potencian y complementan de manera constante. Por ejemplo, la expansión de los servicios y tecnologías de conectividad permite que haya cada vez más dispositivos interconectados entre sí. Con la inclusión de IoT (Internet de las cosas) hay mayor intercambio de información, monitorización de servicios, captación de datos, controles remotos y la automatización. IoT utiliza tecnologías de la comunicación como el 5G y Wifi 6, pero además supone la posibilidad de desarrollar nuevos servicios.

 

Sin duda, la quinta generación en conexión a Internet llegó para cambiar todo lo conocido en comunicación y servicios interconectados. La ultramínima latencia y el ancho de banda que ofrece esta tecnología harán mucho más que agilizar el intercambio de voz y datos entre personas.

 

En efecto, estas propiedades del 5G permitirán cubrir la creciente cantidad de dispositivos conectados entre sí y/u operados de manera remota mediante Internet de las cosas. De esta manera, la capacidad de respuesta entre unos y otros ocurrirá prácticamente en tiempo real.

Por ejemplo, la expansión del 5G marcará la transición de las Smart Cities a las Ciudades Digitales. En las primeras, el logro se limita a la obtención de datos del ciudadano. Mientras, en las segundas, se alcanzará el control de servicios como la asistencia médica de forma remota e instantánea.

 

Estos desarrollos apuntan, a su vez, a abaratar los costos de la tan ansiada accesibilidad y democratizar determinada tecnología, permitiendo achicar la brecha que quedó abiertamente expuesta durante el año pasado. La necesidad de inversión en infraestructura que permita mejorar el acceso es hoy una prioridad. Está claro que estos avances no llegan de manera uniforme a toda la población. Sin embargo, conocer hacia dónde se perfilan genera una instancia de previsibilidad de ciertos cambios que impactan en lo social desde lo económico, político y laboral.